Acabado puertas

Melaminados, gran variedad económica

Puertas melaminadas:
Fabricadas con tableros de partículas de madera (aglomerados) con un recubrimiento termo fundido al aglomerado con lámina decorativa impregnada con resina melamínica. Sus principales ventajas son su resistencia al rayado, a la abrasión, a las manchas, a la humedad, al calor y a los disolventes.

Pero lo que realmente hace de este tipo de puertas un material muy interesante, es la variedad de colores y acabados existentes, que unido a su bajo coste, da mucho juego de cara al diseño. Permitiendo proyectar cocinas de alta calidad estética, con un coste muy ajustado.


Laminados, calidad duradera

Puertas laminadas:
Fabricadas con tablero de partículas de madera (aglomerado) recubierto por una lámina compuesta de papel (celulósico) y resinas sintéticas.

Los modelos de puertas laminadas son hoy en día, los más utilizados. Se trata de un material que en los últimos años, ha sufrido una gran evolución, que nos permite disponer de una amplísima gama de acabados.

Sus principales ventajas son la durabilidad de los tonos y los colores, que no se alteran con el paso del tiempo. También destacan por una gran resistencia al rayado, a los impactos, al calor y por su excelente impermeabilidad. Convirtiéndolo en el material de mejor y más sencillo mantenimiento y limpieza. Además, posiblemente sea el de mayor durabilidad.


Polilaminados o PVC. moldeable y adaptable

Puertas polilaminadas o PVC:
Se trata de un material plástico de recubrimiento moldeable, que tiene la propiedad de adaptarse muy bien a formas complejas.

Se utiliza como recubrimiento en puertas de MDF, incluso en superficies que no sean lisas. El MDF (o DM) es fibra de madera prensada, que se puede fresar y tallar. Estas puertas resultan prácticamente inalterables al agua. Aunque resulta un material bastante menos duro que, por ejemplo, el laminado. Además, para su mantenimiento conviene utilizar limpiadores específicos.


Lacados. brillo efecto espejo, mate o textura

Puertas lacadas:
Fabricadas con tablero de MDF, al que se le aplican varias capas de pintura poliéster, con un acabado que puede ser acrílico o poliuretano. Permitiendo conseguir diferentes acabados: brillo, mate o texturizado.

Las puertas lacadas son menos resistentes a golpes y arañazos, pero al contrario que otros materiales sintéticos, éstas se pueden reparar.

Brillo efecto espejo:
Otra de sus características es la posibilidad de un acabado en brillo total, casi como si fuera un cristal. Y es el único material existente en el mercado, capaz de ofrecer este tipo de acabado.